Comentarios recientes

    1
    /
    3
    /

    Nuestra Misión

    Colaboramos para solucionar la dramática realidad que viven miles de niños ugandeses: familias rotas, muerte de sus padres, abusos, enfermedades…

    Babies Uganda es...

    Una Asociación sin ánimo de lucro de Cooperación Internacional para el Desarrollo, constituida en marzo de 2012.

    Colaboramos...

    Para solucionar la dramática realidad que viven miles de niños ugandeses: familias rotas, abandono, muerte de sus padres por SIDA, abusos, enfermedades… Además,
    colaboramos para generar progreso y desarrollo en toda la Comunidad

    Ayudamos en...

    Tres orfanatos que son Kikaya House, Purpose Babies Home y Early Learning. Además,
    colaboramos en la escolarización y manutención de un cole de niños ciegos, CEVIC y
    también en la alimentación de 200 niños en la Isla de Zinga. Por otro lado, hemos
    puesto en marcha un colegio para 300 niños, Kikaya School, un Centro Médico gratuito
    para toda la población, Centro Médico Chloé, y un Centro de Formación profesional,
    Centro Vocacional Kikaya.

    Ofrecemos Puestos de Trabajos...

    Una pieza fundamental de los Orfanatos son nuestras queridas Aunties. Son mujeres
    ugandesas que además de encargarse de limpiar, cocinar y lavar proporcionan ese cariño
    y esa figura maternal a cambio de un salario digno. Por otro lado, no sólo contamos con
    los empleados de nuestros Proyectos, sino que en cada construcción se contrata mucha
    mano de obra además de generar un gran número de beneficiarios indirectos en las
    empresas y negocios de la zona. Finalmente, destacamos el impacto económico que
    generan nuestros voluntarios en toda la Comunidad (alimentación, transporte, etc)

    Necesitamos tu ayuda...

    Nuestra actividad se desarrolla en la zona de Entebbe, en Uganda, en el centro de África y pegaditos al Lago Victoria. Para poder continuar, necesitamos toda la ayuda posible que nos permita seguir trabajando y seguir generando progreso en esta zona del mundo tan pobre y abandonada

    NUESTRO PRINCIPAL PROYECTO ES LA EDUDACIÓN DE LOS NIÑOS.

    AHORA PUEDES COLABORAR DESDE 1€ AL DÍA,
    TODO SUMA… ¡AYÚDALOS!

    TEAMER

    Lo que Hacemos

    Salvarles de la miseria

    Todo suele empezar con la llamada telefónica de las Autoridades a Remmie, Tony o Agnes, que son los directores de los orfanatos, pidiéndole si puede acoger a un niño que ha sido abandonado, o que su familia no puede o no quiere hacerse cargo.
    A partir de ese momento, el niño llega a la Casa donde es recibido por las Aunties y por el resto de los niños como uno más de la familia.
    Se le hace un chequeo médico nada más llegar para comprobar su estado de salud, y ya se incorpora a la vida diaria de la Casa donde no le faltará comida, cama, educación, salud, y sobre todo, el enorme cariño y protección que las Aunties brindan de corazón a todos los niños que llegan. Llegar a Babies Uganda, supone para ellos dar un giro radical a su destino, supone pasar de la miseria, a la esperanza de un futuro digno.

    Asegurarles la mejor Educación

    Una de nuestras prioridades fundamentales y una de las más caras, es que los niños de
    Babies Uganda tengan acceso a una educación de calidad que les convierta en futuros
    embajadores de su país, tanto dentro como quien sabe si quizás fuera de sus fronteras.El
    futuro de un país como Uganda, pasa por la escolarización de los millones de niños que
    crecen sin ella. Nuestros niños están escolarizados a partir de los tres años.
    En febrero de 2019, inauguramos nuestro propio cole, Kikaya School, con una capacidad para 300 niños, donde acuden no sólo nuestros peques de los orfanatos, sino también
    todos los niños mas pobres de la zona.
    “La educación es el arma más potente que puedes utilizar para cambiar el mundo”
    – Nelson Mandela-

    Recaudar Fondos

    La verdad es que nos hemos encontrado con tanta gente solidaria…. Hemos puesto en
    marcha una gran familia de padrinos que con su ayuda mensual nos permiten mandar a
    nuestros niños dinero para que tengan comida, cuidados de las Aunties y educación.
    Con todo esto, les aseguramos un futuro digno. Este es el pilar de nuestra organización,
    sin ellos este proyecto no sería viable. Además, durante el año hacemos muchas cosas
    puntuales para recaudar fondos: tenemos lotería de navidad donde 1 € de cada
    participación va íntegro a los niños, calendarios, cenas solidarias, fiestas, mercadillos y
    todo lo que se nos va ocurriendo. Además, contamos con la inestimable ayuda de grandes
    y pequeñas empresas que también nos hacen aportaciones puntuales que nos ayudan
    enormemente a sufragar todos los gastos del Proyecto.
    Os animamos a formar parte de esta gran familia. Os esperamos.

    BabiesUganda

    Café y Té

    Bodas Solidarias
     0

    Té y Café

    Bodas Solidarias
     0

    Pasa y conoce a los protagonistas, mira dónde viven y cómo están cambiado su vida…  ¡Ayúdanos a conseguir más sonrisas!

    0HUÉRFANOS
    0NIÑOS QUE VIVEN CON VIH
    0% DE LA POBLACIÓN VIVE CON MENOS DE 1,16€ AL DÍA
    0POR MIL TASA DE MORTALIDAD MENORES DE 5 AÑOS

    ¿DÓNDE ESTÁ LA CASA?

    Uganda es una zona extensa y rural muy abandonada por la administración, con muchas escuelas sin agua o letrinas. La mayoría de la población vive de la agricultura de subsistencias, con familias muy numerosas y viviendas sin condiciones higiénicas adecuadas.

    EMPRESAS AMIGAS…

    Si quieres ayudarnos además de mejorar la imagen corporativa de tu empresa, aquí te proponemos algunas opciones. Pasarás a formar parte de nuestras Empresas Amigas, publicaremos tu logo en nuestra web, y daremos difusión a tu colaboración en nuestras RRSS.

    TODO SUMA...

    Últimas Noticias 

    Sigue el día a día de la organización. Noticias, actualidad... ¡no te olvides de compartir!

    Buenos valores

    28 febrero, 2021
    ¿Qué consigues utilizando en tu vida buenos valores? Creo que principalmente conseguimos felicidad, ser y sentirnos útiles para nosotros y los demás. Nuestros principios y moral forjan la importancia que le damos a cada uno de nuestros valores. Entendemos por PRINCIPIOS, los que están formados de manera instintiva por el entorno en el que vamos creciendo. Por MORAL, aquello en lo que decidimos creer. Tener un buen sistema de valores nos permite, relacionarnos mejor y tener seguridad en nuestras acciones. A lo largo de nuestra historia hemos ido seleccionando algunos de los valores más importantes incluyéndolos en nuestra educación como buenos para nuestra ética, sin distinción de raza, religión, clase o cualquier otro grupo que nos diferencie, partiendo de una decisión conjunta para la instrucción moral en la educación, siendo inevitable la implicación en una relación activa entre las familias y los educadores. Al igual que tenemos conciencia sobre la ley de los Derechos Humanos por ejemplo, también la tenemos de ciertos valores universales que no tienen que depender de nuestra ética, moral o principios necesariamente porque son la base para poder convivir y avanzar todos juntos. Vivimos en un momento en el que se nos presenta la oportunidad de reivindicar una reforma educativa en la que mejorar el desarrollo humano y el autoconocimiento, y así, conseguir una educación más humanizada e involucrarnos de forma consciente en la vida.  “Saber para que el alma no muera” (Federico García Lorca). Conocemos muchas personas que teniendo claro lo que son los buenos valores han conseguido un crecimiento personal impresionante influyendo así en la vida de otros seres humanos logrando progreso en justicia social y bienestar. Algunas personas muy conocidas por todos, se han organizado y mediante las buenas acciones de la comunidad han logrado cosas muy positivas: Martin Luther King en Norte América, Mahatma Gandhi en India…Otras no tan populares pero que actúan siguiendo sus valores han mejorado su vida y la de su entorno como pueden ser: Silvio Rodríguez, cantautor Cubano que se ofreció como voluntario en la campaña de alfabetización en Cuba, colaborando de forma activa en la sociedad. Nazanin Armanian, licenciada en ciencias políticas y escritora iraní, reivindica los derechos de las mujeres en el Norte de África y Oriente Medio, involucrada a la lucha por la paz en diversos medios de comunicación. Montse Martínez Calleja, licenciada en Marketing & Business Administración y Maribel García Vizcaíno, licenciada en ciencias Económicas y Empresariales para la justicia social y derechos humanos en Entebbe. La organización Babies Uganda es el resultado de la lucha de dos mujeres con principios y valores fuertes. Todos los que tenemos la suerte de conocer la realidad que ha nacido de actuar con valores como el respeto, la honestidad, el amor o la disciplina, vemos como demuestran que si se van realizando objetivos que pueden parecer imposibles que poco a poco se logran y te llenan de ganas, de ilusión y esperanza. Asimismo, han ayudado a concienciar un poco más a las personas que las rodeamos de lo

    El post de las primeras veces

    7 febrero, 2021
    Si me pongo a pensar en todas aquellas cosas que hice en mi vida por primera vez, todas ellas tienen en común la ilusión, los nervios, la inquietud, la emoción…y todas esas primeras veces las recuerdo como si las acabase de vivir ahora. Son experiencias que van a acompañarme siempre. Hoy Babies Uganda me regala otra primera vez, porque ésta, es la primera vez que escribo en un Blog, y es que si Babies Uganda es experta en algo, es en regalar primeras veces con todos los sentimientos positivos que ello conlleva. Hace años, Babies me regaló mi primera experiencia en un voluntariado internacional y esa va a ser una vivencia que va a acompañarme siempre. Me brindó por primera vez el sentirme rodeada de un montón de niños de ojos enormes y sonrisas eternas dispuestos a darme todo su cariño. Por primera vez con ellos descubrí cuanto amor pueden tener palabras tan sencillas como “auntie” y viví por primera vez lo que significa el sacrificio sin buscar recompensa. Pero no hace falta estar en Uganda para vivir primeras veces increíbles. La primera vez que me ofrecí para vender las participaciones de Lotería de Navidad, descubrí la ilusión que genera formar parte de algo, y no es pensar que pueda tocarnos la lotería, sino saber que con cada papeleta todo suma para ellos. Al igual que no hace falta estar en Uganda para saber que Babies ofrece muchas primeras veces, que si para mi han podido ser inolvidables, para muchos son lo que ha marcado la diferencia El primer plato de comida caliente, la primera oportunidad de ir a la escuela, el primer tratamiento médico, la primera clínica para poder ser atendido con seguridad y dignidad, la primera ropa limpia…y sobre todo y lo más importante para muchos de ellos su primer Hogar y su primera familia. “CUANDO TERMINE TODO ESTO (PORQUE TERMINARÁ) QUIERO QUE EL MUNDO SE LLENE DE PRIMERAS VECES” ¡Llénate de primeras veces! Si lo has pensado muchas veces pero nunca has dado el paso… ¡que hoy sea la primera vez! La primera vez que apadrinas, la primera vez que te ofreces como voluntario, la primera vez que difundes los proyectos y los compartes, la primera vez que aportas esas ideas que nos ayudarían a crecer…porque la ilusión no se pierde nunca, si con cada paso que tú das, haces avanzar a tantos contigo.    TODO SUMA,TODO VALE,TODO CUENTA Alejandra García

    #code2freedom… el inicio de una utopía

    26 septiembre, 2020
     «… los niños pobres son los que más sufren la contradicción entre una cultura que manda a consumir y una realidad que lo prohíbe» Nuestra historia comienza en una antigua tierra, tan antigua que dicen que allí nacieron los primeros humanos, a la que hoy conocemos con el nombre de África. En el corazón de esta exuberante tierra, más o menos en el centro, algo escorada hacia la izquierda, y a orillas de un gran lago: el lago Victoria, se encontraba el reino de Buganda, justo donde la selva occidental se disolvía suavemente en la sabana oriental. Las maravillas naturales de este rincón del mundo eran innumerables, sus densas selvas, regadas por enormes lagos y poderosos ríos, daban vida a una variedad increíble de vida salvaje entre la que se destacaban los grandes gorilas de montaña. Hoy ya no es un reino, sino una república, y se llama Uganda, y todo ha cambiado mucho, pero sus gentes siguen siendo conocidas por su gran hospitalidad y todos los que han pasado por allí, hablan de su sencillez, humildad, paciencia y, sobre todo, de su gran alegría. Los viajeros cuentan que allí los desconocidos son siempre bienvenidos y que es normal que la gente te salude por la calle e incluso se acerquen a hablar o incluso a invitarte con comida o bebida, si te ven solo. Dicen incluso que quienes han vivido algún tiempo en esta tierra, al irse echaban de menos la sensación de salir de casa y recibir miles de ¡Hello Mzungu! por sus calles llenas de gente, la dulce voz de los niños jugando a su alrededor y la mirada llena de experiencia de los ancianos, que te saludan con solemnidad al pasar. Con el paso de los años, esta hermosa tierra vivió malas épocas, terribles guerras asolaron sus ciudades y diezmaron a sus habitantes, y el hambre y las enfermedades se cebaron con los más débiles. Y entre los más débiles, claro, siempre están los niños, que sufren el abandono, el hambre y la pobreza más extrema, abusos, enfermedades y un sinfín de penurias.    «… gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo» Hoy Uganda se encuentra en la lista de los países más pobres del mundo y cuenta con muy poca infraestructura, incluyendo electricidad, agua potable, manejo de desechos y acceso a la educación y la salud, la vida es difícil allí, especialmente para los más desfavorecidos, para los más pobres. Especialmente para los niños, que deben afrontar una vida de dificultades desde que nacen, y que habiualmente no llegan a tener un futuro, o siquiera la oportunidad de soñar con uno. Babies Uganda lleva muchos años trabajando y luchando por estos niños, son un grupo de gente pequeña, que se ha ido a un remoto lugar pequeño, y que haciendo cosas pequeñas, está empezando a cambiar el mundo, por lo menos el de una centena y poco de pequeñajos, pero ya sabéis, los grandes viajes se hacen así, paso a paso .  Hace un

    Mamá, llévame contigo

    10 octubre, 2019
    Por fin cumplió su sueño. O mejor dicho, nuestro sueño. Clau tiene 16 años y desde que tiene uso de razón, Babies Uganda ha formado parte de su vida. Cada vez que volvía de un viaje, se sentaba conmigo a ver todas las fotos y a que le contase todas las novedades. Y siempre la misma pregunta, “¿Cuándo me vas a llevar? Tengo que ir!!!” La primera vez que fui a Uganda, fue sin duda la mas impactante. Sin embargo, este viaje ha sido el mas especial de mi vida. Poder compartir con ella todas las emociones que uno siente cuando está allí, poder transmitirle el enorme poder que tiene la solidaridad, hacerle ver que uno nunca puede mirar hacia otro lado, que no hay excusas, que se puede hacer feliz a muchísima gente, que viera en primera persona el maravilloso Proyecto que es Babies Uganda, todo esto, no tiene precio. Cargadas con 6 maletas hasta arriba de material para ellos y toda la ilusión del mundo comenzamos nuestro viaje. Agotador, muchas horas, de madrugada llegamos a Entebbe y allí nos espera nuestra primera recompensa: Tony. Con su sonrisa de siempre, no deja de repetir lo inmensamente agradecido que está por todo el trabajo que hacemos en España y lo feliz que se siente de que Clau esté allí. Su gratitud siempre reconforta. Puro salario emocional. En cada sitio que visitamos, vamos a recibir muestras infinitas y sinceras de agradecimiento, y eso, le digo a Clau, junto con los abrazos de los niños, son la fuerza mas grande que puede haber para continuar trabajando. Ha habido muchos momentos especiales. Hemos vivido incluso el parto de la perrita Mine, que a mitad de la noche decidió traer al mundo a sus 12 cachorritos en la Guest House.  Clau ha podido conocer a muchas personas nuevas de una calidad humana increíble. Como Salongo, que se desvive por todo y por todos, no he conocido nunca a nadie tan servicial, siempre dispuesto, todo es okey, no problem auntie, siempre sonriente, adorable. Como Uncle Cam, el granjero que es el hombre mas orgulloso del mundo de su granja, te muestra todos los animales las veces que haga falta, siempre amable, siempre contento. Como Teddy, la directora de CEVIC, que infinitamente agradecida por el apoyo recibido desde España, nos acompaña siempre a visitar las casas de los niños y las novedades del Proyecto. Como Richard, el taxista, que es pura bondad. O como Carlos y Sonia, que hemos tenido la gran suerte de compartir con ellos dos días donde han hecho un trabajo impresionante revisando la vista de mas de 200 personas. Y por supuesto los niños. Los de Kikaya, los de la Babies, los ciegos, los de la calle, los del cole… son taaaaan bonitos!!!!! Sus risas, sus abrazos, sus juegos, te llenan el alma, te transmiten el amor mas puro del mundo y eso es una sensación inigualable. Ha sido maravilloso. Y al llegar el último día, como ocurre con la mayoría de

    Mis prácticas en Uganda

    17 junio, 2019
    Hace unos años decidí ir con la ONG Babies Uganda, a un orfanato que tienen en Entebbe (Uganda), llamado Kikaya House, para pasar un mes con esos niños. La experiencia fue alucinante: el pueblo, la cultura, la naturaleza, la rutina, la gente y sobre todo los niños me enamoraron y me engancharon. Desde ese momento no puedo imaginar mi vida sin ellos. En otro de mis viajes, me comentaron que tenían en mente construir una escuela para esos niños y para los de la zona. La idea era tener un cole donde también se ofreciese la oportunidad de estudiar a aquellos niños cuyas familias no pudiesen permitírselo y que, por lo tanto, si no fuera por Babies Uganda, jamás aprenderían ni a leer ni a escribir. Después de conocer el súper proyecto que tenían en mente, me ofrecieron la posibilidad de realizar las prácticas allí, y lo tuve clarísimo. En febrero de 2019 inauguraron el nuevo cole: Kikaya Junior Day and Boarding School, y sólo un mes después he tenido la suerte de estar allí. Cuando llegué aluciné, es el cole más bonito que he visto en todo Uganda, los niños no podían estar mejor atendidos ni ser más felices. Es un colegio donde actualmente hay más de 150 niños matriculados, de los cuales 35 están en el “boarding”, el internado, durante todo el año. Estos niños están internos, pero lo disfrutan como si de un campamento de verano se tratara; parece que son conscientes de la suerte que tienen de ir al colegio. Durante estas prácticas vivía en Kikaya House, pero parte del día lo pasaba en el cole, donde disfrutaba enseñando, viendo y aprendiendo de unos niños espectaculares. Mi objetivo principal ha sido enseñarles español y no puedo volver más feliz. Impartía clases desde primero de primaria a quinto y tenía una clase con cada curso al día. En mi primer día de clase me quedé sin palabras, cada vez que entraba en un aula, me recibían aplaudiendo y gritando “Spanish class” y así me daban la bienvenida cada uno de los días que estuve allí. Todos los niños atendían, todos tenían ganas de aprender, preguntaban, escuchaban, se esforzaban, se reían y se les veía felices por aprender. Cada tema que impartía intentaba plantearlo de forma dinámica para que entendiesen y disfrutasen más lo que estaban aprendiendo, pero era muy emocionante ver que cualquier cosita pequeña ya era increíble para ellos: unos rotuladores o lápices de colores, ponerles música (en español) mientras trabajaban, hacer algún baile, llevarme el ordenador a clase para mostrarles cualquier historia, actividades, juegos… con todo se les alumbraba la mirada y sacaban una sonrisa de oreja a oreja. Yo, por supuesto, me derretía observándoles y descubriendo lo que significa valorar absolutamente todo. Creo que es complicado que en España algún profe tenga la suerte de tener un ambiente parecido al que existe allí en un aula. En P2, P3, P4 y P5 jamás tuve que decirles que me escuchasen, que atendiesen o mandarles callar.